Menú

EL PROCESO DE SELECCIÓN

Convence a tu interlocutor

Antes de la entrevista

Infórmate con anterioridad

Páginas especializadas en Internet, conocidos, ofertas de puestos similares en portales de empleo,… Hoy en día existen diversas fuentes que pueden darte una idea del nivel de sueldo al que puedes aspirar en un puesto determinado.

El tema del sueldo no debe ser prioritario

El sueldo no debe ser el eje de la entrevista. En general, se recomienda esperar a que sea el entrevistador quien saque la cuestión.

Afirma que el sueldo es una cuestión flexible y negociable. Un elemento de decisión pero siempre junto a otros aspectos como el interés por el puesto y la empresa, tu proyecto de carrera en la organización, etc.

Aborda el tema según el momento

La forma de tratarlo dependerá del momento del proceso en el que salga el tema.

Si te pregunta sobre cuánto quieres cobrar al inicio del proceso puedes contestarle con otra pregunta: "¿Cuanto suelen pagar en un puesto similar?".

Si todavía no tienes todos los elementos importantes sobre el puesto, también puedes decir que desearías conocer antes más detalladamente las características del puesto.

Si insisten, puedes hacer una propuesta orientativa, sin quedarte bajo, o un intervalo (“vería algo razonable para este puesto entre 18.000 y 24.000).

Si son ellos los que te hacen una propuesta, lo mejor suele ser no responder inmediatamente (salvo que no haya posibilidad de negociación), sino asentir con un “ummm” y preguntar si puedes darles una respuesta en 24 o 48 horas.

Infórmate sobre el conjunto de condiciones

El sueldo es mucho más que una cifra.

Si no te dan todos los detalles. Infórmate sobre los beneficios sociales (seguro médico, tickets restaurante, etc.) que puedan suponer un incremento indirecto de tu nivel de ingresos netos al final de mes.

Sin embargo, evita preguntar o mostrar demasiado interés por otro tipo de beneficios como el móvil o portátil de empresa (su uso debe ser profesional), descuentos en proveedores (no vas a escoger un puesto porque te ofrezcan descuentos en un gimnasio) o beneficios que en teoría no corresponden a este nivel de puesto (coche de empresa, tarjeta de crédito corporativa, etc.) pues puedes parecer pretencioso.

Respecto a la posibilidad de trabajar ocasionalmente desde casa (teletrabajo), salvo que sea importante para ti, no lo preguntes. Podrás dar a entender que antes de empezar ya estás buscando las formas de escabullirte de la oficina.


Fuentes: Universia y Coachmania

Volver

Erasmus In&Out
Blog Empleo