Menú

EL PROCESO DE SELECCIÓN

Cuida tu imagen

En las entrevistas tienes que sentirte cómodo/a con tu aspecto físico y con la ropa que llevas. Prepara con antelación todos los detalles con el siguiente checklist:

  • Elige tu vestuario un día antes. Te ayudará a ganar tiempo y a visualizar imprevistos con anterioridad. Decántate por una vestimenta semi-formal o formal, siempre adecuada con la filosofía de la empresa. Excepto en el caso de profesiones más artísticas o creativas, se recomiendan colores neutros (azul marino, gris, negro, blanco) y pastel, en el caso de las mujeres.
  • Si eres hombre, infórmate si el código indumentario es el traje de corbata y chaqueta. En ese caso, decántate por un traje de corte clásico, de color azul marino y una corbata discreta.
  • Si eres mujer, olvídate de la ropa provocativa: escotes, transparencias, faldas cortas y de los tacones muy altos.
  • Estate atento al tiempo que hará el día de la entrevista. Resulta extraño ver aparecer a alguien con jersey de cuello alto cuando fuera hay 35º a la sombra.
  • Lleva contigo un paraguas e impermeable si piensas que puede llover. Darías muy mala impresión si llegas completamente mojado.
  • Tu bolso o cartera, también dirá mucho de ti. Intenta llevar un complemento elegante, de calidad, a juego con tu vestuario y acorde con el tipo de empresa al que vas (conservadora, innovadora, joven, etc.).
  • Nunca estrenes ropa o zapatos para acudir a una entrevista de trabajo.
  • No acudas con gafas de sol.
  • Es imprescindible tener el pelo muy limpio y bien peinado. Una visita a la peluquería un día antes no viene mal, pero siempre para elegir un peinado o corte con el que estés familiarizado. No innoves antes de una gran ocasión como ésta (cortes diferentes, tintes, mechas, etc.).
  • Si eres mujer, un ligero y discreto maquillaje también te dará un toque profesional.
  • Las uñas deben estar limadas y perfectamente limpias.

Invertir en tu apariencia profesional (traje, bolso o cartera, peluquería, etc.) es invertir en tu futuro profesional.

Tu imagen deberá parecerse, no a quien eres actualmente (un estudiante o becario), sino a quién quieres llegar a ser (un profesional de esa empresa).


Fuentes: Universia

Volver

Blog Empleo