Menú

Construcción

Sector construcción

La construcción se refiere a la ejecución de obras, tanto públicas como privadas, para fabricar edificios e infraestructuras. Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el sector abarca una amplia gama de actividades económicas, desde la construcción de viviendas y su renovación, a los mayores trabajos y proyectos de ingeniería civil, pasando por la edificación no residencial. En la práctica, es el proceso de armar cualquier cosa, como casas, rascacielos, puentes, presas, caminos, carreteras, puertos, canales o barcos.

Las empresas que integran el sector suelen estar especializadas en función del tipo de trabajo y del lugar en donde funcionan. Así, se encargan de realizar estudios de viabilidad, diseño, proporcionar materiales y equipamiento, servicios de ingeniería, dirigir y vigilar obras, etc. En cuanto al tamaño, éste varía desde los trabajadores autónomos hasta las empresas multinacionales.

Prueba de ello es que, hasta 2007, la construcción suponía en España un 18,5% del PIB anual y daba trabajo a 2,5 millones de personas, el 12,5% del empleo total. Pese a la caída registrada en el sector en 2008 como consecuencia de las turbulencias en el sistema financiero internacional, todo apunta a que la construcción seguirá siendo uno de los motores de la economía española.

En cuanto a la formación necesaria para acceder al sector, los proyectos y el seguimiento de las obras están encomendados a profesionales altamente cualificados como los Arquitectos e Ingenieros Aeronáuticos, de Caminos, Canales y Puertos. A nivel de estudios medios, los más requeridos son los Arquitectos Técnicos, los Ingenieros Técnicos de Obras Públicas, Topógrafos, Geólogos, etc. Esta cualificación, según Seopan (el observatorio de la construcción), "es clave para responder a los procesos continuos de innovación de procesos y productos que las empresas acometen durante las ejecuciones de sus proyectos constructivos".

Por su parte, el personal de obra, aunque en la mayoría de los casos no tenga una formación reglada,  es altamente cualificado dentro de perfiles técnicos de oficio (formación profesional). Así, son muy buscados los encofradores, electricistas, fontaneros, albañiles, forjadores, etc.

En este contexto, los puestos más solicitados son: jefe de obra, técnico de producción, jefe de mantenimiento, responsable de calidad, jefe de planificación, técnico en mecanización, etc. De todos, el más buscado es el de jefe de obra, cuyas principales funciones son: controlar el desarrollo de la obra, cumpliendo los presupuestos y los plazos establecidos; buscar y seleccionar proveedores, resolver las incidencias a pie de obra, elaborar certificaciones, supervisar y ejecutar mediciones y elaborar la documentación correspondiente de final de obra.

La construcción en Internet



Volver

Blog Empleo