Menú

La puntualidad

La puntualidad

La puntualidad es necesaria para dotar a nuestra personalidad de carácter, orden y eficacia, y nos permite realizar más actividades, desempeñar mejor nuestro trabajo y ser merecedores de confianza por parte de nuestro entorno.

La falta de puntualidad habla por sí misma, de ahí se deduce con facilidad la escasa o nula organización de nuestro tiempo, de planeación en nuestras actividades, y por supuesto de una agenda, pero, ¿qué hay detrás de todo esto?

Examínate y descubre las causas de tu impuntualidad: pereza, desorden, irresponsabilidad, olvido, etc. Establece un medio adecuado para solucionar la causa principal de tu problema: 

Si eres desorganizado...

Un factor fundamental para ser puntual es la correcta organización y planificación de tareas. Aunque sea algo tedioso, haz por escrito tu plan de actividades del día o de la semana. Sé realista y ten especial cuidado en asignar a cada tarea el tiempo correcto para su realización más un margen de maniobra por si surgen imprevistos (¡que surgen casi siempre!).

Otra opción es levantarse más temprano para disponer de más tiempo a lo largo del día. ¡Al que madruga Dios le ayuda!

Si eres olvidadizo...

Te será de gran utilidad programar la alarma de nuestro reloj u ordenador, pedirle a un familiar o compañero que nos recuerde la hora (algunas veces para no ser molesto y dependiente), etc., porque es necesario poner un remedio inmediato, de otra forma, imposible.

Si eres dormilón...

Coloca el despertador más lejos y dile a alguna persona de tu entorno que insista en despertarte pasada cierta hora.

Si de todas formas llegas tarde...

En el caso de que no nos quede más remedio que llegar tarde, avisaremos lo antes posible a la persona o personas afectadas para prevenirles y excusarnos. Pero intenta evitar que esta situación se repita. ¡Para la persona impuntual los pretextos y justificaciones están agotados, nadie cree en ellos!

Para ser puntual primeramente debemos ser conscientes de que toda persona, evento, reunión, actividad o cita merece nuestro respeto.

La cuestión no es decir “quiero ser puntual desde mañana”, lo cual sería retrasar una vez más algo. Es hoy, en este momento y poniendo los medios que hagan falta para lograrlo: agenda, recordatorios, alarmas...


Fuentes: Universia y Coachmania

Volver

Erasmus In&Out
Blog Empleo