Menú

Prestaciones farmacéuticas

Las prestaciones farmacéuticas comprenden los medicamentos y productos sanitarios (con algunas excepciones referidas a los medicamentos publicitarios, los productos de utilización cosmética, dietéticos, aguas minerales, elixires, dentríficos y otros productos similares) y el conjunto de actuaciones encaminadas a que los pacientes los reciban de forma adecuada a sus necesidades clínicas, en las dosis precisas según sus requerimientos individuales, durante el período de tiempo adecuado y al menor coste posible para ellos y para la comunidad.

La aportación del beneficiario, con carácter general, de los medicamentos no excluidos es del 40 por 100 del precio de venta al público.

No obstante, hay que tener en cuenta que se define el precio de referencia como la cuantía con la que se financian las prestaciones de medicamentos incluidas en cada uno de los conjuntos que se determinan, siempre que se prescriban y dispensen a través de receta médica oficial del Sistema Nacional de Salud.

Por tanto, cuando la especialidad farmacéutica prescrita por el médico supere la cuantía establecida como precio de referencia, el beneficiario pagará la diferencia entre el precio de la especialidad farmacéutica dispensada y el de referencia fijado, además de efectuar, en su caso, la aportación económica que le pudiera corresponder sobre el precio de referencia.

Están exentos de aportación los siguientes medicamentos:

  • Pensionistas y colectivos asimilados, afectados de síndrome tóxico y personas con discapacidad en los supuestos contemplados en su normativa específica.
  • Tratamientos derivados de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales.
  • Productos cuya dispensación al usuario se realice en los centros o servicios asistenciales sanitarios.

Fuente: Ministerio de Trabajo e Inmigración


Volver

Blog Empleo