Menú

Ser el candidato ideal

Seguridad Social

Uno de los aspectos más relevantes del trabajo en el extranjero es el de la Seguridad Social

Trabaja en el Extranjero!

a) Cotizaciones y jubilación

No es menos cierto que los trabajadores españoles que se desplazan al extranjero son, por lo general, jóvenes y que no es muy habitual una gran preocupación por aspectos tales como la jubilación, o una eventual Incapacidad Permanente pero, supongamos que todo va bien, y que el trabajador permanece en el extranjero los próximos diez o quince años.

¿Qué sucede a su regreso?, ¿tendría el trabajador derecho a una prestación por desempleo?, ¿y a una pensión por Invalidez o por Incapacidad Permanente?, y tengamos presente que lo que hoy puede no resultar prioritario - y quizás de hecho no serlo - puede convertirse en un quebradero de cabeza al cabo de unos años.

La libre circulación de trabajadores en la Unión Europea (UE) garantiza que no se pierdan los aportes a la seguridad social realizados en los países miembros. No obstante, para solicitar la pensión es necesario acogerse a la legislación y las condiciones del país en que se realice el trámite. Conviene saber, además, que los períodos de cotización en el extranjero, además de pagarse de manera proporcional -siempre que hayan sido de más de un año-, se tienen en cuentan para completar el tiempo de cotización mínimo exigido para acceder al alta que, en España, es de 15 años.

Cada Estado tendrá que hacer dos cálculos distintos para determinar los derechos a pensión del trabajador. De acuerdo con el siguiente método:

a) por legislación nacional:

Cada país calculará su pensión atendiendo únicamente a las cotizaciones efectuadas en ese país y aplicando exclusivamente la legislación nacional en materia de Seguridad Social

b) por totalización y prorrata:

Cada país calcula la pensión tomando como años cotizados la totalidad de años cotizados por el trabajador en todos los países de la Unión Europea y determina la pensión que le correspondería si todos estos años hubiesen sido cotizados en el país que hace el cálculo. De esta cantidad, el país paga la parte proporcional de los años realmente cotizados por el trabajador en este país.

Por ejemplo: un trabajador ha estado asegurado 10 años en España y 30 años en el Reino Unido. España calculará su pensión como si el trabajador hubiese cotizado los 40 años en España. Si, por ejemplo de este cálculo resultase que al trabajador le correspondiese una pensión teórica de 1000 € mensuales, España no le pagaría las 1000€, ya que el trabajador solamente cotizó en España 10 de los 40 años, por lo que le abonaría solamente 250€.

Por otro lado, el Reino Unido tendría que hacer el mismo cálculo, es decir calcular la pensión británica como si el trabajador hubiese cotizado los 40 años en el Reino Unido. Si de este cálculo resultase una pensión teórica de, por ejemplo, £100 semanales, el Reino Unido le pagaría solamente la parte proporcional a los años trabajados en el Reino Unido, es decir 30/40 partes; lo que supondría una pensión real de £75.

Una vez aplicados los dos sistemas (por legislación interna y por totalización-prorrata), cada Estado miembro debe abonar la pensión más alta de las dos.

España y Estados Unidos han suscrito un Convenio Internacional en materia de Seguridad Social que permite que un trabajador que hubiese trabajado 14 años en España y 16 en Estados Unidos "totalice" las cotizaciones realizadas en ambos países y, así, poder acreditar ante la Seguridad Social española haber superado el mínimo de 15 años, obtener su prestación y que esta le sea abonada, proporcionalmente, por los organismos de Seguridad Social de ambos países.

Sin embargo, España y Japón no han suscrito ningún convenio internacional en esta materia y, en el caso que hemos usado a título de ejemplo, el trabajador no tendría derecho a prestación, al menos por parte de la Seguridad Social española.

Quizás no sea el momento de pensar en una Jubilación o en una pensión de Invalidez pero, ¿qué hay de los impuestos?

Fuente: Cigarrán y Asociados

Volver

Blog Empleo