Menú

Ser el candidato ideal

Legislación laboral

Todo trabajador español está habituado a conceptos tales como vacaciones de 30 días naturales anuales, catorce pagas anuales (doce ordinarias y dos extraordinarias). Sin embargo, en el extranjero, las vacaciones anuales pueden llegar a ser de 6 días al año, si bien pueden cobrarse con un recargo del 25%, los días pueden considerarse como "días calendario" y durante años puede percibirse el "aguinaldo" en el mes de diciembre.

Trabaja en el Extranjero!

Pues bien, mas allá de las diferencias terminológicas (pues el aguinaldo no es sino la paga extraordinaria) las legislaciones laborales de los distintos países presentan grandes diferencias que deben siempre ser sopesadas detenidamente antes de aceptar una interesante oferta para trabajar en el extranjero

a) Empresas españolas en el extranjero

Es importante destacar, en este punto, que la legislación española prevé que será de aplicación, en todo caso, la legislación laboral española a los trabajadores contratados en España, por empresas españolas, para prestar sus servicios en el extranjero.

En efecto, un trabajador español que sea contratado en España por una empresa española para prestar sus servicios en el extranjero, estará sujeto a la legislación laboral española a pesar de que la legislación laboral del país de destino, como por ejemplo, la legislación laboral argentina, considere que será de aplicación la legislación laboral del país en el que efectivamente se presten los servicios.

b) Prevenir, también legalmente

Y en la práctica, ¿qué consecuencias tiene? Pues bien, en la práctica, es altamente recomendable –al menos para el trabajador– sujetar a la legislación laboral española su contrato de trabajo, por mucho que los servicios sean prestados en el extranjero, no sólo porque el trabajador esté familiarizado con la legislación laboral española –y lo contrario resulte un handicap para él– sino porque, ante una eventual extinción del contrato, el trabajador podrá litigar en su propio país, ante tribunales españoles y aplicando una ley que le es conocida.

Quizás no sea el momento de pensar en un despido si aún no hemos firmado el contrato... o quizás sí... y además puede ser un buen momento para pensar qué efectos tendrá el desplazamiento en el régimen de Seguridad Social o en cuanto a los impuestos, un traslado por cinco años a países como, por ejemplo, Estados Unidos o Japón.

Fuente: Cigarrán y Asociados

Volver

Erasmus In&Out
Blog Empleo